Área Jurídica

LOS COLEGIOS DIFERENCIADOS POR SEXO EN ESTADOS UNIDOS: CONSTITUCIONALIDAD Y ACTUALIDAD DE UNA TENDENCIA IMPARABLE

En los últimos años Estados Unidos ha experimentado el resurgir de la educación diferenciada por sexo con el apoyo de políticos de muy diferentes tendencias educadores , padres, ciertos sectores feministas , así como asociaciones de defensa de los derechos de los afroamericanos y otras minorías. Esta tendencia, lenta pero implacable entre los colegios públicos, ha generado un encendido debate en ámbitos académicos, legales y políticos. La educación diferenciada por sexo (single-sex o también denominada same gender education) es probablemente uno de los asuntos más actuales en la lucha por la igualdad de oportunidades en el ámbito de la educación pública norteamericana, como muestra la amplia literatura académica, científica y divulgativa que constantemente sale a la luz al respecto.

Mientras para sus defensores supone una oportunidad para mejorar la educación, elevar el nivel académico y reducir los problemas disciplinarios y de abandono escolar; para sus detractores este modelo educativo discrimina por razón de sexo, revive los fantasmas del pasado relacionados con la segregación y pone en peligro las batallas ganadas por los movimientos feministas en favor de la igualdad entre los sexos. Pero la realidad es que no se trata de una vuelta al pasado. El modelo propuesto se opone de forma absoluta al tradicional y anticuado sistema escolar de roles separados, en el que se impartía una educación diferente a cada sexo mediante la separación física y curricular del proceso educativo de ambos grupos. La educación diferenciada moderna parte de la idea de que no hay asignados unos roles en la sociedad, sino que cada hombre y mujer debe tener las mismas oportunidades para poder optar con entera libertad por el papel que quieran desempeñar profesional y personalmente. Su objetivo es la igualdad de oportunidades, garantizar una posibilidad real para niños y niñas de alcanzar los mismos objetivos y metas en lo profesional y lo personal. Una escuela que considera que las diferencias entre los sexos son siempre enriquecedoras y que lo que hay que eliminar son las discriminaciones . Una escuela que tiene como objetivo la eliminación de estereotipos entre sexos, superando las desigualdades sociales y las jerarquías culturales entre hombres y mujeres. En estos momentos, los colegios públicos que ofrecen clases single-sex, a pesar de la fortísima presión ejercida en contra por la American Civil Liberties Union (ACLU), están creciendo exponencialmente como consecuencia de los excelentes resultados obtenidos.

>> Ver artículo completo